15 de noviembre de 2009

Decidió no ir al concierto, y de hecho, no fue.
Tampoco quería ver la televisión, ni leer revistas. Ni nada que incluyera medios, periodistas, paparazzis, ni nada. Es más, ni siquiera salió del hotel.
- Vamos, Valen. Vamos a salir, y quiero que vengas. - le insistía Noah.
- No, Noah, ya te dije que no. No quiero salir, no voy a ir. - le contestaba ella tapada hasta la cabeza con las sábanas.
- Dale. Es por lo de Jackie?
- No, para nada.
Valentina no se destapaba.
- Y entonces?
- Es que no quiero salir, no quiero enterarme de lo que pasa a nuestro alrededor. Todo el mundo está hablando de nosotros, y de... Jackie.
Esta vez se destapó y dejó ver su expresión de bronca y angustia. Noah se acercó y la beso.
- Vamos, te vas a distraer. Vamos a ir a una fiesta privada. No va a haber periodistas, te lo prometo. - prometió él, con ojos sinceros.
- Bueno, está bien. Pero veo un periodista o un paparazzi o lo que sea, y te juro que me voy, Noah, eh? Me voy. - le advirtió ella.
- Bueno, bueno, está bien. - aceptó él.
Y salieron ellos dos juntos para la fiesta privada. Después del conflicto, iban por separado a cada lugar al que tenían planeado ir. William y Noah no cruzaban palabra.
Llegaron, y el resto de la banda ya estaba allí. Era al aire libre, aunque había música, y barmans también. Bastante parecido a los pubs nada más que con menos descontrol.
Era cierto lo que había dicho Noah. No había paparazzis, ni periodistas.
La fiesta la hacía un amigo de él, Ryan Arcroff, que también era el líder de una banda británica. Él y su banda también estaban de gira, y Ryan era poseedor de una propiedad en España.
Había varios famosos allí. Estaba lleno de gente.
Valentina buscó con la mirada al resto de la banda. Divisó a Binzy y a Arthur hablando con los otros miembros de la banda de Ryan, pero no encontraba a William ni a Jackie. Se quedó hablando con la novia de Ryan durante media hora, pero seguía con las ganas de saber dónde estaban los otros dos.
Con la excusa de "ir al baño" dejó a Noah hablando con Ryan y se dispuso a buscar, disimuladamente, a William y a Jackie por el gran jardín de esa gran casa.
Pidio permiso, empujó suavemente a la gente, preguntó, buscó por cada rincón, hasta que cerca de unos árboles que había allí, divisó a William, hablando con una chica que no era Jackie. Sintió alivio al no ver a Jackie con él. Pero... si ella había ido, dónde estaba?
Ya habían pasado unos veinte minutos desde que le había dicho a Noah que se había ido al baño. Tenía que volver, antes de que él se preocupara, o comenzara a buscarla.
Otra vez tuvo que pedir permiso y empujar suavemente a la gente.
Llegó al lugar en donde había dejado a Noah y Ryan, pero solo vio a Ryan y a su novia.
- No saben en dónde está Noah? - les preguntó algo preocupada.
- Mmmm. - pensó Ryan - Lo vi hace un rato con una chica de pelo medio morocho. - la voz de Ryan parecía ebria. No se podía confiar totalmente en lo que decía. Pero Valentina sintió que el corazón le latía a mil por hora. Su preocupación aumentó. Dónde estaría Noah? Estaría realmente con esa chica de pelo morocho, que se suponía que, era Jackie?
Siguió buscando, y comenzó a lametarse por haber dejado solo a Noah con Ryan y su novia. Por no haberse quedado. Por haber ido a ver si William estaba con Jackie.
Llegó hasta otra parte en la que había un gran sauce llorón. Divisó dos siluetas, una femenina y la otra masculina.
A juzgar por la forma de la silueta masculina, ese debía ser Noah.
Pero... y la silueta femenina?
El corazón de Valentina comenzó a latir aún más fuerte. Sintió la adrenalina, la incertidumbre y la ansiedad recorrerles la sangre.

1 comentario:

  1. Ryan Arcroff tiene aguanteeeee! Y se apróxima el bardo?

    ResponderEliminar